Plenitud

La respiración profunda, pausada, recorre mi cuerpo sin invadirlo, no puede…yo ya estoy llena, o vacía, lo mismo es…

El sol en mis ojos ilumina el paisaje haciendo Madrid más bonito que la noche que despedimos.

Él a mi lado, mirando al frente mudo de palabras, sonríe y yo siento mi ser estremecer. Ya hemos aprendido otro lenguaje, o recuperado de la memoria perdida. Cuando la mente se apaga y los cuerpos hablan puedo sentir lo más profundo: la piel. Pero ahora no necesito hablarle ni tocarle, él está en mí, a partir de ahora forma parte de mis vivencias, habita en los recuerdos de la memoria de la piel, y esta sensación tan certera me acompañará en próximos viajes.

Estoy presente, estoy en el ahora… NO, YO SOY EL AHORA Y LO SOY TODO. Tomo consciencia del ritmo del universo, conecto con mi emoción y lo siento en mí. Yo, tan pequeña, soy el instante tras instante. No percibo la realidad, no es filtrada por mi mente, soy mis sentidos y toda información de fuera y yo somos una. Solo vivo, solo estoy, solo soy…

Soy ser, soy paz, soy vida, soy amor…. Soy sexo, cansancio y orgasmos…y de vuelta soy yo en esa mirada en la que me perdería de nuevo una y otra vez.

…Siento la electricidad recorriendo mi cuerpo en forma de escalofrío, me descubro a mí misma humedeciendo mis labios y emocionándome…esto es lo que me ocurre cada vez que recuerdo el día que descubrí el estado de plenitud tras un orgasmo…

Anita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.