Manos a la obra

Amig@s guarreras, hoy quiero hablaros de la importancia que me he dado cuenta que tienen las manos en esto del sexo.

Si, las manos, así como suena. De primeras puede parecer un elemento un poco irrelevante en el mundo sexual pero nada más lejos.

De anteMANO (que juegazo de palabras joder, soy un maestro del humor) tengo que decir que yo soy un tío hiper sobón y que cuando estoy con alguien en la intimidad me encanta tener todo el contacto físico que sea posible. Dicho esto, me he dado cuenta con el tiempo de que mis manos y sus tocamientos tienen un poder para excitar altísimo.

Muchas veces podemos creer que las manos son algo que se mueven por el cuerpo como puro trámite, simplemente fruto de la excitación que ya tengas y que se suelen centrar en los puntos clave: tetas, culo, chocho, polla. Pero después de mucho tiempo siendo un sobón profesional os puedo decir que el arte de tocar cuerpos es bastante más complejo y excitante de lo que parece. Hay caricias en la espalda, cuello, piernas, hombros, brazos y prácticamente en todos los sitios del cuerpo, que consiguen llevar a un nivel de cachondismo muy alto al que las recibe. Cierto es que cada persona es un mundo y que a todos no nos excitan los mismos tocamientos, pero también es cierto que todos tenemos algún sitio donde si nos tocan…perdemos la cabeza.

Os animo a todos a que le deis la importancia que tienen a las manos, que os paréis a tocaros, a sentiros, a acariciaros y sobre todo a buscar ese recorrido que os vuelva locos.

Las manos tienen mucho poder y son la parte del cuerpo que mejor manejamos y dominamos. Aprovechemos esto en el terreno sexual y disfrutemos de ellas todo lo posible y esto no son solo «deberes» para vosotros, yo también me incluyo y me invito a mi mismo a evolucionar y seguir perfeccionando mis tocamientos, ya que por ejemplo, cuando practico sexo oral me cuesta bastante tener las manos dando vueltas por el cuerpo y suelo acabar posándolas en un sitio fijo (que también estímulo, aprieto y acaricio, pero de forma estática).

Dicho todo esto y animandoos a que experimentéis y os hinchéis a tocaros los unos a los otros, quiero dejar claro que esto es totalmente unisex y que por contra de lo que se puede creer (no entiendo porque se cree esto pero siento que es así) a los hombres también nos encanta que nos toquen y no, no hablo de tocarnos la polla y los huevos, cosa obvia, hablo de estimular nuestros pezones, piernas, brazos, pecho, culo, cuello, pies….cualquier zona por la que pasee una mano calentita y decidida es buena para sentir excitación.

No me lío más, que sobre esto podría estar hablando horas. Lo dicho amig@s, dadle la importancia que se merecen a las manos y ponerlas a trabajar siempre, que tanto vuestra pareja como vosotros mismos lo vais a agradecer y vais a poneros más cachondos que el copón bendito.

Juanma Vázquez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.