No corrida, Si party

Amig@s guarreras, hoy os quiero hablar de algo que posiblemente a muchos de vosotros os vuele la cabeza en mil pedazos: tener sexo sin orgasmo.
Bajen ustedes las manos de la cabeza, ajústense las gafas y pónganse a leer atentamente, que este tema viene cargadito.
Después de leer el gran artículo que se ha marcado mi fiel amiga y compañera Aza en el que habla sobre los guiones preestablecidos que hay en el sexo (artículo el cual suscribo al 100%) se me ha venido a la cabeza este tema: El follar sin llegar al orgasmo.
Y es que me pregunto, ¿Es necesario el orgasmo para disfrutar de una buena sesión se sexo?. Pues bien, según mis múltiples experiencias la respuesta es un NO como un castillo de grande.
Es cierto que normalmente una cosa lleva a la otra y al final enfocamos los polvos al gran objetivo final qué es correrse. Pero experimentando, dejándome llevar, viviendo el sexo sin prejuicios y fluyendo me he dado cuenta de que en muchas ocasiones yo no llego al orgasmo y disfruto igual o más que si me hubiera corrido. También por supuesto me ha pasado a la contra y la que no se ha corrido ha sido mi compañera de batallas por haberse centrado más en mí y también han sido grandes sesiones de sexo muy placenteras. E incluso a veces no nos hemos corrido ninguno y hemos pasado un rato de excitación, morbo, jugueteo y demás la mar de divertido y gustoso.
Haciendo caso a Aza y dejando de lado los guiones preestablecidos del sexo se pueden tener grandes relaciones sexuales que no siguen ningún canon y esto de que correrse importe poco es una variante super placentera.
Cuando consigues olvidarte del orgasmo y no tener objetivo ninguno más que disfrutar y hacer disfrutar, el sexo se vuelve algo morbosisimo y muy placentero. En multitud de ocasiones me he dedicado plenamente a excitar a mis amantes con masajes, apretones, tocamientos, lametones, besos, caricias….y un sin fin de cosas morbosas y estimulantes. Y siempre lo he hecho olvidándome de si yo me iba a correr después o no e incluso obviando si ella se correría 0,1,2 o 100 veces. Solo me dejo llevar, innovo, me muevo, estimulo, ofrezco, hago y me dejo hacer y sobre todo, FLUYO.
Creo que fluir es la palabra clave en todo esto. Cuando aprendes a dejarte llevar y dejar que el sexo fluya y te vaya llevando a donde él quiera es cuando disfrutas plenamente de cada cosa que haces, importando poco si estás sintiendo placer físico, ya que el físico al final, es un placer más en esto del sexo y el psicológico, al menos para mi, lo supera con diferencia. De hecho, cuando te sumerges en el placer psicológico de estar haciendo lo que quieres y estar pasándolo muy bien, tu cuerpo reacciona por si solo, sin necesidad de meter tu polla en ningún sitio ni de que te metan nada en el coño y disfrutas como un gorrino.
He tenido grandes sesiones de masturbación, comida de coño, masajes, juegos, etc, en los cuales yo no me he corrido y al terminar estaba más agusto y más feliz que habiéndolo hecho.
Os animo desde aquí no cerréis vuestros polvos en la corrida, porque el orgasmo ni tiene porqué ser el objetivo primordial ni tampoco tiene porque ser el final de un polvo. Solo es una cosa más dentro de este precioso mundo que es el sexo.
Dadle una vueltecita a esto, animaros a dejar de lado el correrse y follar con alegría y con devoción. ¿Que te apetece correrte en el minuto 3 de haber empezado a follar? Hazlo, hazlo con gusto y disfruta el momento. ¿Que no quieres correrte porque estás agusto haciendo lo que haces y tú pareja se las está gozando también? Mantente ahi, dalo todo y disfruta cada segundo.

Imagen: http://www.alminerech.com/artists/146-john-giorno

Juanma Vázquez

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.