dav

La sonrisa vertical

En este artículo se pretende hacer un breve recorrido por algunas de las obras galardonadas con el premio de La Sonrisa Vertical. Se apunta un pequeño comentario de cada libro para que quien esté buscando iniciarse en el maravilloso mundo de la literatura erótica tenga una pequeña guía de lo que queda por descubrir.

LIGEROS LIBERTINAJES SABÁTICOS (Mercedes Abad): recopilación de pequeños relatos eróticos. La sensualidad flota a lo largo de todo el libro, no dejando que la tensión decaiga del todo, pero combinando las descripciones sexuales con las situaciones previas a los encuentros, lo que nos hace meternos mucho más en la piel de los personajes.

SIETE CONTRA GEORGIA (Eduardo Mendicutti): el libro nos muestra las conversaciones de varias personas a través del magnetófono de una de ellas. Con un humor desternillante, reivindican la libertad de darse los placeres que a cada uno le apetezcan. Llena de chascarrillos, anécdotas sexuales y reflexiones con más profundidad de la que parece, la historia nos lleva por aventuras de homosexuales, transexuales y travestis de una manera francamente divertida.

PÚRPURA PROFUNDO (Mayra Montero): con la excusa de que Agustín Cabán se ve invitado a escribir sus memorias descubrimos toda una vida de maravillosos encuentros sexuales con ambos sexos. Mientras, Sebastián (la persona que le anima a escribir) devora las páginas que le va entregando el protagonista y descubriendo como la música y el sexo se encuentra irremediablemente imbricados.

LAS AMISTADES PELIGROSAS (Pierre Choderlos de Laclos): escrito en el siglo XVIII, se trata de una recopilación de cartas que cruzan diferentes personajes en las que podemos ir asistiendo a sus juegos de seducción. El erotismo es simplemente epistolar y adaptado a la época en la que se escribió la obra.

EL IMPUDOR DE LA MIRADA (Octavio Lothar): el libro se basa en 12 cartas encontradas por el autor en un bazar de Alepo. En las cartas, Denise le cuenta a su amado Pierre las vivencias y experiencias que está teniendo en un harén oriental donde es contratada para supervisar la economía de la libido. El ambiente parece masticarse en cada fragmento del libro, un gran grupo de mujeres encerradas que luchan por el amor y la atención de Su Majestad, a la vez que surgen relaciones internas con grandes dosis de encuentros lésbicos tanto sexuales como violentos.

EL AÑO DEL CALIPSO (Abilio Estévez): ambientado en el cálildo y húmedo ambiente cubano, el autor nos cuenta la historia de un joven de 15 años que empieza a descubrir su sexualidad. El punto álgido de este descubrimiento es el jardinero de la finca de al lado que parece jugar con él a que el chaval se recree con sus movimientos. Este juego voyeur se acaba concretando en encuentros carnales llenos de pasión y ese ritmo cubano que tanto ayuda a la sexualidad.

FANNY HILL (John Cleland): Fanny se ve arrastrada a ejercer la prostitución tras perderlo todo en la vida a una temprana edad. En sus comienzos encuentra el amparo de la señora Brown que la instruirá en las refinadas artes de proporcionar placer a los hombres, pero no es lo único que aprenderá en el prostíbulo; su compañera Phoebe la mostrará que el sexo lésbico también tiene sus placeres. Así Fanny, irá aprendido y mejorando su estatus gracias a su nivel sexual hasta encontrar el amor romántico con un joven acaudalado llamado Charles.

LLÁMALO DESEO (José Luís Rodríguez del Corral): Héctor aprovecha sus momentos de buceo en la piscina para observar todos esos cuerpos sumergidos que tanto le atraen y que su timidez le impide disfrutar de ninguna otra manera. Entre los cuerpos observados se encuentra el de Belén, que a su vez observa desde su trabajo la entrada de un sex-shop, en el que descubrirá al propio Héctor en un juego de expectación mutua. Pero además, el sex-shop es también frecuentado por una misteriosa Claudia, por la que Belén sentirá una atracción cada vez mayor y que acabará cambiando su mundo.

NUEVE SEMANAS Y MEDIA (Elizabeth McNeill): todo un clásico de la literatura erótica, en el que una mujer se ve cada vez más atrapada en una historia de dominación (siempre consentida). El sexo se convierte en el centro de la historia, guiada por los descubrimientos que ella hace del mundo de la humillación y las experiencias eróticas de una intensidad que desconocía. Lleno de descripciones apasionantes y momentos de una excitación muy pura es un libro imprescindible para quien busca la excitación en el lenguaje.

LA VENUS DE LAS PIELES (Leopold von Sacher-Masoch): también en la esfera de la dominación, La Venus de las Pieles cambia los roles y es la dominación femenina la que toma protagonismo. Basada en la propia experiencia del autor que se comprometió a ser esclavo de la señorita Von Pistor y satisfacerla en todos sus deseos, la novela nos muestra la frialdad de la dominatrix y el placer que esta situación provoca en ambos protagonistas.

HISTORIA DE O (PaulineRéage): otro de los libros de referencia dentro de la prosa erótica. Una joven llamada O es introducida con una violencia y una belleza extremas en la esclavitud sexual. La historia transcurre de puntillas sobre esa delgada línea que separa el placer del dolor y que provoca las experiencias más intensas. La novela sadomasoquista no podría haber existido sin el precedente de O, que nos narra de una forma magistral los límites de este complicado mundo.

MARAVILLAS EN EL PAÍS DE ALICIA (Antonio Altarriba): el que puede ser mi libro erótico favorito, transforma historias tan conocidas como la Iliada, Frankenstein, las mil y una noches o Alicia en el país de las maravillas transformándolas lo justo para que se conviertan en relatos eróticos. Cada historia conserva el tono y el estilo original pero se llenan de sensualidad y erotismo en cada línea. Todo un ejercicio literario y sexual.

 

Azalí Macías

0 thoughts on “La sonrisa vertical

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.