A masturbarse se ha dicho

Amig@s guarreras, hoy os traigo un tema que creo que es necesario tocar (y nunca mejor dicho); la masturbación.

Y cuando digo masturbación no hablo del onanismo, que también tiene tela que cortar, hablo de la masturbación ajena, la que se practica a otra persona. Creo que en estos tiempos que corren, la poca paciencia y el ir siempre al grano por falta de tiempo o por puro ansia, hace que cosas como la masturbación queden en un total y absoluto segundo plano, y en mi opinión, es una putísima pena que esto suceda, ya que masturbar a alguien es una cosa jodidamente bonita, morbosa y placentera, tanto como para el que la recibe como para el que la proporciona.

Sé que muchxs no tendréis en demasiada estima que os masturben. Algunos simplemente porque no os gusta, otrxs porque no os lo han hecho nunca a vuestro gusto y otrxs porque apenas lo habéis probado. Al que no le gusta apenas le puedo decir nada, aunque le animaría a que intentase darle una vueltecita al asunto para buscarle el punto, que seguro que lo encuentra, pero en los otros dos casos, os tengo que decir que ya estáis tardando en cambiar el chip. Voy a dejar algo claro, yo no hago bien casi nada, pero masturbar es una de las cosas que seguramente mejor haga en esta vida y encima más me guste hacer, y sé de buena tinta, que puede llegar a proporcionar un placer muy interesante. No solo lo sé por ser un flipado el cual presume de masturbar bien (que me lo hayan dicho hace que me crezca, perdonarme por mi ego), sino también porque soy un disfrutón y me gusta mucho que me lo hagan. No a todo el mundo le gusta lo mismo y no todo el mundo sabe hacer de fábrica lo que le gusta a la otra persona, pero os animo a que busquéis lo que os gusta y lo que le gusta a vuestro partenere y habléis y os comuniquéis abiertamente.

A nadie le gusta que le digan «eh payaso, ¿qué crees que estás haciendo?, mi clítoris no es un rasca de la ONCE» o un «tío, a ese ritmo me vas a reventar el frenillo en ocho trozos». Pero un «más despacio cariño» o un «escúpeme aquí o allá» puede ser incluso morboso y facilita mucho las cosas al que está intentado proporcionar el placer.

También os digo, que aunque la mayoría de gente se olvide de la masturbación por prisa, esta no tiene un orden específico y que intercalarla con la penetración o sumársela a una mamada o a una comida de chocho es una cosa maravillosa. No siempre hay que masturbar y solo masturbar haciéndolo de forma aburrida y monótona, esto puede ir siempre acompañado de un montón de cosas morbosisimas y placenteras. Qué mientras tocas un coño o una polla añadas un buen beso con lengua, un mordisco en el cuello, lametazos por donde pilles, tocamiento de pechos, una mirada lasciva o un agarrón de pelo también es masturbación, ya que estás estimulando y dando placer a la otra persona. Todo forma parte de lo mismo y el orgasmo, aunque es una gran recompensa y un objetivo a tener en cuenta, no es lo único que proporciona placer en esta vida.

Buscar la fórmula perfecta para masturbar y hacerla lo más completa posible te garantiza siempre un rato maravilloso.

Asique amig@s, ya sabéis, poneros las pilas, probad vosotros solos, en pareja, hablaros, comunicaros y empezar a disfrutar como se merece la masturbación, que nunca es tarde si la dicha es buena.

A masturbarse se ha dicho.

 

Juanma Vázquez

 

Imagen: http://pajasmutuas.blogspot.com.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.