EscrupuQUÉ?!

Amig@s guarreras, hoy os vengo a hablar de un tema que creo que tiene demasiado subyugada a la gente y que ya es hora  de que nos liberemos de él. Hoy os voy a hablar de los escrúpulos en el terreno sexual.

Ahora es cuando pensaréis que todo el mundo tiene escrúpulos o que a todos nos da asco algo y que eso es incontrolable y sí, es cierto, pero hay que diferenciar del asco preestablecido por prejuicios, educación o cualquier otra mierda inculcada y del asco innato, el que es incontrolable e irracional.

Me explico. A mí por ejemplo me da un asco descomunal el salmón. Su olor, su sabor, su textura, su color….todo. Me da puto asco. Y os juro que he intentado comerlo, cocinarlo para otras personas o manipularlo, pero cada vez que lo hago me dan arcadas. Hasta aquí todo en orden, todos podemos tener asco de este tipo a cualquier cosa y nadie nos puede criticar por ello, pero ahora bien, pararos un momento a pensar cual es vuestro salmón.

En el terreno sexual hay muchos prejuicios y escrúpulos que aunque creamos que son un salmón de turno, nos vienen dados por muchas razones externas a nosotros. Hay ciertos prejuicios extraños que nos hacen creer que algo nos da asco de forma innata cuando en realidad, de una forma u otra, se nos ha llevado a que sea así.

Pensar por ejemplo en un culo. Nadie a priori se quiere comer un culo, ¿por qué? Porque en teoría es algo sucio, algo que según los cánones preestablecidos, no se chupa ni se come. Pero eso sí, siempre está el morbo de querer penetrarlo (y en esto puede parecer que hablo solo de los hombres, que quieren follar culos a toda costa, pero no, conozco montón de mujeres que también sienten curiosidad y quieren jugar con el ano de sus compañeros de batallas sexuales). ¿Y de donde sale este morbo? Pues la respuesta más obvia en la mayoría de los casos es esa, porque está “prohibido”.

Entonces bien, yo planteo, si a muchos nos atrae la idea de el sexo anal solo por ser algo “prohibido”, ¿no creéis que también nos puede dar cierto reparo comerlo, tocarlo o interactuar con el ano precisamente por lo mismo?. O sea, ¿cuánto tiene el tabú de comerse un ano de innato y de que nos de asco real e incontrolable y cuanto tiene de cuento chino que nos han contado?.

No sé si se me está entendiendo bien a donde quiero llegar, pero básicamente y para ser más claros, lo que os quiero decir es: DEJAROS DE PUTOS PREJUICIOS Y ESCRÚPULOS DE MIERDA Y PONEROS A COMER COÑOS, POLLAS, CULOS, BOCAS, PIES Y LO QUE OS APETEZCA. DISFRUTAR DE LA CORRIDA MASCULINA, LA FEMÉNINA, EL PRESEMINAL, EL FLUJO VAGINAL Y DE TODO LO QUE VUESTRO CUERPO GENERE POR MERA EXCITACIÓN, PORQUE JODER, ESO ES EL PUTO SEXO.

Siento tener que usar mayúsculas, pero es que este tema me tiene ya un poco frito. El sexo es maravilloso y hace que los cuerpos se comporten y respondan de una manera especial y muy concreta. Disfrutemos de esto y dejémonos de tonterías impuestas por la sociedad. Que entiendo que haya alguien que por algo raro e innato no pueda aguantar el olor, sabor, tacto o textura de alguna cosa que el sexo le brinde, pero será de una y de forma puntual, no de una retahíla de cosas que vetemos por “asco”.

En fin señor@s, que disfruten del puto sexo sin tanto prejuicio joder, que hasta el salmón con un poco de mahonesa para que no sepa mucho….se puede comer.

Juanma Vázquez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.