Vendetta facial

Siempre exigía la corrida en la cara y aunque casi ningún tío se negaba a dársela, alguno se quejaba por no poder acabar nunca en otro lado.

Él nunca contó el motivo a ninguno de sus amantes, siempre les decía que era porque le gustaba sentir el semen en la cara, pero la verdadera razón de esas corridas faciales era el poder joder a su madre, esa que tanto le había torturado por ser gay y a la que ahora le acercaba restos de corrida de hombre a la cara cada vez que la besaba en modo de saludo después de haber tenido una buena ración de sexo homosexual.

 

Juanma Vázquez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.